Ya merito…

junio 30, 2014

Ayer fue eliminado México otra vez en octavos de final del mundial de fútbol. ¿Qué fue lo que pasó? Por primera vez en 32 años de vida he visto a una selección capaz de competir al tu por tu con presumiblemente la máxima potencia del balón pie. Primero recapitulemos:

El juego da inicio y los dos equipos tratan de imponer su estilo de juego. Holanda sufre el clima, ya que se juega a más de 30 grados celsius y con humedad del 70%. México se ve bien, hace un gran partido, controla el medio campo, Hector Herrera parece un jugador brasileño de la vieja escuela, va, viene, lucha, gana, da pases, tira a puerta. Los defensas mexicanos han logrado contrarrestar la velocidad de los poderosos delanteros holandeses, anticipando todos los balones. Llega el medio tiempo, el panorama se ve prometedor.

Inicia el segundo tiempo, México vuelve a tener el balón, monopoliza su uso, y puede ofender fácilmente gracias a que el medio de contención Dejong, dejó el campo debido a una lesión. Al minuto 48, es decir, tres minutos después del inicio del segundo tiempo, Giovanni Dos Santos gana un pelotazo y entre tres defensas hace un tiro cruzado que se hunde en las redes holandesas. México se vuelve loco, la afición no puede creer que el equipo Azteca venza a una Holanda poderosa, y no sólo esté arriba en el marcador, sino que el juego que ha mostrado es muy superior a la escuadra europea.

Reanudan las acciones, México cede la iniciativa, increiblemente Holanda, ya sin piernas, va al frente, su única alternativa es dar pelotazos porque no tienen fuerzas para armar jugadas. México aguanta y en lugar de bajar el balón y salir controlando como los primeros 50 minutos, también dan pelotazos tratando de alejar el balón y pidiendo a la virgencita que acabe el partido.

Holanda hace su ultimo esfuerzo, diez tiros de esquina se suceden en veinte minutos. En el último tiro de esquina poco antes de que finalice el encuentro Holanda empata el partido. Unos minutos más tarde, el mejor jugador de la naranja mecánica, logra vender una falta que había estado intentando desde que inició el juego, dentro del área mexicana. Un penalty es marcado, y el terror se apodera de la afición mexicana….

México pierde 2 – 1 y no es por culpa del árbitro que marca el penal. Tampoco es de Robben, aunque es un tramposo, es parte de lo que la FIFA y los apasionados del deporte llaman “la escencia” del juego, es decir, que vale más la trampa y el engaño, que el talento.

México pierde porque cede la iniciativa, porque en lugar de seguir ofendiendo, se retraen con miedo, cuidando un golecito que les de el pase. Hay que cuidarlo con la vida, porque jamás le haremos otro gol a la poderosa HOLANDA. México pierde por temor a ganar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: