Gases de infancia

junio 23, 2014

Antier recordaba durante una cena con mi familia festejando el cumpleaños de mi padre, un episodio casi olvidado de mi infancia, y decidí escribir los recuerdos que vayan surgiendo en mi vida, aquellos que casi se han borrado, pero que aún están ahí, escondidos en el baúl de la memoria, como lo llaman los corrientes; para recopilarlos en un compendio de memorias que vivan en la posteridad gracias a la inmortalidad de la Internet.

 

Recuerdo que cuando estaba en… ¿tercero? ¿cuarto? si, posiblemente tercero o cuarto de primaria yo era un niño pudoroso. Y los gases o pedos como la gente los llama siempre han sido un tema que me causa vergüenza no sé por qué. La cuestión es que nunca me ha gustado que la gente se entere cuando suelto un gas, ni el sonido que hacen, es más, ni siquiera cuando alguien hace el mismo sonido con la boca y las manos, o en la panza de los bebés.

 

Bueno, regresando a tercero o cuarto de primaria, yo me sentaba hasta atrás, debido a mi estatura. En la primaria al inicio del día, te forman por estaturas, entras al salón y en el mismo orden  te sientan. Al ser yo siempre uno de los más altos, si no el más alto de

la clase, pues siempre me sentaban hasta atrás.

 

No recuerdo si eran bancas individuales o para una pareja de alumnos, como fuera, ese día estaba yo sentado solo en la última fila. Justo enfrente de mi estaba el gordo jodón del salón. Siempre había un gordo jodón en los salones, eso cambió con el tiempo, ahora casi todos son gordos, y casi todos son jodones.

 

Yo tomaba la clase, y de la nada empecé a sentir cierta incomodidad. Mi estómago comenzó a moverse de manera inusual, como si un par de gatos se encontraran dentro y quisieran salir a empellones. Un dolor en el bajo vientre hizo que me apoyara contra la mesa y ocultara el rostro bañado en un sudor helado. Una vergüenza indecible me invadió. No quería comunicar a nadie que necesitaba urgentemente ir al baño, pero mis intestinos no dejaban de moverse lastimosamente. Comencé a dejar salir los gases producidos por la fermentación del alimento en mi tracto gastrointestinal. Me puse en una posición tal, que el ano quedaba al aire, fuera de la silla, de tal manera que podía expeler los gases al fondo del salón, sin que nadie se percatara de ellos. No sé si en su momento lo agradecí, pero ahora lo hago, a los dioses, a la naturaleza, a la casualidad, que los gases que soltamos no se ven, sólo se huelen.

 

La presión del intestino disminuía, no así  mi necesidad de defecar. Sin embargo aguantaba pidiendo al tiempo que corriera más rápido para poder ir al baño en mi casa, que era en el único que me sentía cómodo para hacer eso tan íntimo que es dejar salir la caca. Recuerdo el frío que recorría mi cuerpo, me sudaban las manos, la frente, las piernas. Ya no ponía atención a la clase, mi concentración total era en distinguir si el siguiente pedo no sería excremento.

 

Así estuve no se cuantos minutos, que para mi fueron horas, y sucedió lo peor que podía suceder: volteó el gordo del salón. No recuerdo su nombre, pero sí su cara hinchada, sus pómulos queriendo ocultar sus burlones ojillos verdes, su boca con labios demasiado grandes que ocultaban sus dientes chuecos, y su pelo rubio abultado. Volteó a pedirme no sé que, un lapíz o una goma, o algo, y entonces se dio cuenta del olor. Hizo una cara de asco y agitó su mano frente a su nariz, yo me volví el niño rojo, el frío dio paso a un calor que se instaló en mis orejas, y no sabía como hacer para que no hiciera más pancho y se dedicara a lo suyo. Pero entonces alzó la mano y pidió la palabra al profesor. Yo le imploraba, que no dijera nada, le rogaba que no me ridiculizara más de lo que ya sentía. Pero inclemente dijo: “Profesor, creo que Jorge quiere ir al baño”. Yo me hice tan pequeño, pequeño, pequeñísimo, que casi desaparezco del todo. El profesor me volteó a ver y me preguntó: “Jorge, ¿quieres ir?”, yo sólo acerté a mover mi cara roja de un lado a otro. El profesor continuó la clase y el gordo regresó a su lugar.

 

Después de unos minutos alcé la mano y le pedí permiso al profesor para ir al baño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: