El debate y la debacle

junio 20, 2012

Un debate (Del lat.debattuĕre ‘discutir, disputar sobre algo’) es una técnica, tradicionalmente de comunicación oral, que consiste en la discusión de opiniones antagónicas sobre un tema o problema.

¿Qué sucede si las opiniones no son antagónicas? ¿De qué sirve un debate si todos los debatientes piensan y ofrecen los mismos argumentos?

Los problemas de México no son secreto, todos los conocen: la inseguridad, el narcotráfico, la pobreza, la pésima educación, los privilegios síndicales o de la gente que tiene dinero, la corrupción en todos los niveles, la drogadicción, la contaminación, la obesidad, …

Creo que no terminaría de listarlos aquí. Sin embargo todos los conocemos, algunas personas le darán más prioridad a algunos y otras a otros problemas, sea como sea, son problemas que deben solucionarse y en tiempos electorales todos proponen hacerlo, esto es obvio.

El debate no puede ser como tal, un debate, porque no hay mucho que debatir. Son pocos los temas que realmente pueden tener puntos de conflicto como lo son el aborto, el matrimonio homosexual, y parenle de contar. Estos temas, que realmente tienen defensores y opositores no son relevantes en un país que como méxico tiene 60 mil muertos, y millones de personas en la pobreza. Sinceramente que importa si los homosexuales se pueden casar o no, si hay niños muriendo de hambre.

Lo triste del caso es que los candidatos se dedican a prometer milagros: “México va a cambiar” todos lo dicen, pero no dicen como. Tal vez el único candidato que ha dicho medianamente cómo se podrían lograr los cambios es el peor de todos: Cuadri. Sus planteamientos son los mejores a nivel argumentativo, sin embargo, al ser el representante de un partido que en primera no va a ganar, y que en segunda, representa a Elba Ester Gordillo, ni cómo apoyarlo.

México no va a cambiar, o al menos no va a cambiar rápidamente. El mexicano está acostumbrado a esperar milagros. No queremos trabajar por lograr un mejor país, queremos que llegue alguien y lo haga mejor. Que quite la corrupción mientras nosotros somos corruptos, que trabaje mientras nosotros no lo hacemos, que mejore la educación mientras nosotros no estudiamos. Queremos soluciones milagro y qué creen? eso no existe!

Sin importar quien gane, después del 1o de enero del 2013, el presidente será el enemigo. Se le criticará todo lo que haga o deje de hacer y todo seguirá igual. Porque la culpa de los problemas de México siempre la tienen otros, no importa que yo tire basura en la calle, la ciudad está sucia por culpa del gobierno; no importa que no respete las leyes viales, el gobierno tiene la culpa si hay tráfico; no importa que no pague impuestos, el gobierno tiene la culpa de que no haya buenos servicios públicos, y así ad infinitum.

Cómo conclusión me queda decir que México no va a cambiar simplemente porque está habitado por mexicanos, la raza más estúpida, cochina, asquerosa, corrupta, fea, ignorante, soberbia, presumida, idiota, floja y pendeja de las que habitan el planeta tierra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: